miércoles, 16 de diciembre de 2009

Gran concierto de Navidad regaló la Ufro sede Malleco

Araucanía.- La Sede Malleco y Centro de Formación Técnica Teodoro Wickel Sede Angol, de la Universidad de la Frontera, quisieron entregar como regalo a la comunidad de Angol y localidades vecinas, a pocos días de que el mundo cristiano se apresta a celebrar un nuevo año del nacimiento del Niño Dios, con un concierto en que participaron el Conjunto de Proyección Folclórica, dirigido por María Molina Inostroza; el Ballet de Cámara, con la dirección de Waltraud Püschel; el Coro de Cámara, dirigido por Alejandro Arroyo Ríos; la Orquesta de Cámara, dirigido por Emilio Arias Gaete; y el Coro de Niños. Todos de la Universidad de la Frontera de Temuco.
En su primera parte, el Conjunto de Proyección Folclórica, deleitó al público asistente con parte de su rico repertorio de Villancicos, como: Cristo Rey (Canto de cuna al Niño Dios ); Buenas Noches Mariquita; Buenas Noches San José (Tonada campesina). Los tres de autoría de la directora del conjunto. Además de Jesús Niño (Recopilación de Gabriel Calfiqueo; Arrurú Mi Niño ( Bailecito al Niño Dios ) de Gabriel Pizarro y María Molina; Señora Doña María, de Rolando Alarcón, del Conjunto Cuncumen; y Montando un rayo de Luna, del Conjunto Los Perales.
Seguidamente le correspondió la participación al Coro de Cámara, que entregó parte de su repertorio de Villancicos, de autoría de Grandes Maestros, entre otros: Ave María, de Franz Schubert; Venid a ver la Rosa, de Michael Praetorius; Psallite Unigénito, del mismo autor; Venid Emmanuel, de Zoltán Kodaly; Gloria Cantad, de Haendel; Aldea de Belén, de Luís Redner; Cántico de las campanas, de Mykola Leontovich. Algunos de los Villancicos tuvieron la participación de integrantes del Ballet de Cámara. Finalmente al Coro de Cámara se unió el Coro de Niños, interpretando tres Villancicos: Adeste Fideles, de Carl Thiel; Mensaje de Angeles, Tradicional Francia; culminando con Noche de Paz, de Franz Gruber.
El director del Coro de Cámara pidió que en la estrofa final participara el público asistente, tomados de la mano. Lo que fue un momento de mucha emotividad.
Al retirarse los asistentes manifestaban su reconocimiento por el gran Concierto, que fue posible gracias a la iniciativa del director de la sede mallequina, Marcelo Carrere Ibar, teniendo la acogida del párroco de la Inmaculada Concepción, Mardoqueo Valenzuela Morales.